domingo, 29 de mayo de 2011

CORVINA A LA SAL EN SALSA TÁRTARA



Hacía mucho tiempo que no comía corvina, y de un tiempo a esta parte, estoy viendo muchas y a muy buen precio en el mercado.


Las corvinas me traen un recuerdo muy especial de niñez, en el restaurante de mi padre se consumía con asiduidad y era muy común ver los famosos huesos de corvina.

¿Los conocéis?.

Los huesos de corvina están situados en la cabeza del pez.

En realidad se trata de unos huesos blancos llamados otolitos o estatolitos, que tienen todos los peces, y que es parte de su órgano del equilibro.

Está situado junto a los órganos acústicos, y en el caso de la corvina, su tamaño y forma es bastante grande y destacado.


Su naturaleza y forma quedan expresados en la la palabra que los denomina, otos, oreja y lithos , piedra, porque son unas piedrecitas en forma de oreja humana.

Los pescadores, desde siempre, le han atribuido poderes curativos, sobre todo cefaleas y dolores de huesos, transformándolo en amuleto.

Antiguamente se solian llevar en bolsitas de tela, en los bolsillos, y en caso de las mujeres de los pescadores, engarzadas en oro y de colgante.

Pero este amuleto se remonta a más atrás, puesto que ya en yacimientos del siglo VIII al V a. c., en el sur de España, se han encontrado, junto a restos funerarios, estas piedras de corvina.

Yo compré una de algo más de kilo y medio y me puse manos a la obra para encontrar las piedrecitas de marras...


Preparé la corvina a la sal , con una capa de sal gruesa debajo y encima de la pieza, y al horno directamente.

Para poder cocinar a la sal, el pescado tiene que estar sin desescamar y limpiar de tripa ( aunque esto, si tenemos cuidado que no esté en contacto mucha sal con la abertura, no es necesario)

Una vez la tenemos lista, en aproximadamente una hora, la sacamos del horno y vamos retirando la capa de sal.




Una vez extraje la carne de la corvina, limpia de espinas, me dispuse a buscar mi tesoro en la cabeza del animal.

Y lo encontré!!están situadas detrás del cerebro del pez, casi protegiéndolo, y asi , en esa posición que véis en la foto, tal cual .


A mi me parecieron pequeñas, y me puse a compararlas con huesos de corvinas que conservo de mi madre y justo...

Si os fijáis las dos de la izquierda son las que saqué de una corvina de kilo y medio, y la grande de la derecha, al lado de la anilla de una lata de refresco, es una de las grandes que conservo.
Su tamaño determina la edad del pez.




Conservo muchas, y muy grandes. Son curiosas, ¿verdad?




Una vez limpio el pescado, simplemente lo servi con una "Salsa Tártara"

Y porqué entrecomillada? pues porque no sé si realmente la salsa tártara es asi. Yo os dejo mi receta y si os gusta... para vosotros.

Ingredientes de la Salsa Tártara:

- mayonesa casera
- ketchup
- tomate
- cebolla
- encurtidos picados ( de los que se usan para ensaladilla)
- un pedacito de pimiento rojo

Pelamos y cortamos a pedacitos el tomate (sin las pepitas)

Cortamos la cebolla y el pimiento y mezclamos todo con la mayonesa y una cucharadita de ketchup.

Servimos acompañando el pescado de esta salsa.


Un plato sano, no?


Espero que os guste


¿Quieres imprimir esta receta?

34 comentarios:

  1. hay mare chiqueta, la de años que hacia que no oia la palabra corvina, y las huevas de corvina tan sonrojadas ellas donde te las has dejado ehhhhhhhhhh, jjajaja, la corvina era uno de los pescados de "pobre" pero qué buena está,.....saludos paco

    ResponderEliminar
  2. Menuda lección! lo desconocía totalmente. A partir de ahora estaré atenta para encontrarlos.
    La receta es estupenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una corvina estupenda y con esa salsita , para chuparse los dedos.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  4. Toñi que maravilla de plato, yo no conocía la corvina, hasta que visité Huelva, y desde entonces ... ufff ufff ufff no puedo con mi vida, es uno de mis pescados favoritos, también conservo varios huesos aunque ninguno tan grande como los que nos muestras

    Besos

    LA COCINA DE LAS PINUINAS

    ResponderEliminar
  5. Que curioso no sabia que tuviesen ese huesecillo aunque pocas veces he comido la corvina y ha sido en restaurante.
    Comparandolo con la anilla si que son grandes ,tienes una coleccion muy apaña como diria mi hijo.
    La corvina se ve divina y seguro que con esa salasa tartara estaba de muete lentaaaaaaaa.
    Bicos mil y feli domingo wapa.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la receta, y la salsa tártara también. Guardo tu versión para probarla luego.

    Nunca había visto los huesos de corvinas, me lo encuentro curioso.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Niña, como se suele decir tú vales lo mismo pa un roto que pa un descosío. Pues no sabía yo esas curiosidades de la corvina y mira que recuerdo que mi madre la preparaba mucho y la sigue preparando.
    Te ha quedado con muy buena pinta. Por cierto, imagino que los chicos de tu casa están encantados contigo que les dejas el pescado mondadito, jeje. Así da gusto.
    La salsa me encanta.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. a mi tambien me trae la corvina buenos recuerdos, a la sal no la he comido nunca debe ser deliciosa ya que conserva todo su sabor


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  9. Ya he aprendido algo nuevo. He oido hablar de este pescado, pero no lo he probado y no sabía nada de ese huesecillo.
    Tiene un aspecto muy bueno y con la salsa que has hecho ha de quedar muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Toñi, curioso lo del hueso de la corvina, jejeje
    referente a la receta te a quedado genial muy sabroso seguro que te a quedado así cocinada a la sal.
    De la tartara, la que yo conozco no lleva tomate ni ketchup, ni pimiento.
    Yo le pongo cebolla, pepinillos en vinagre, perejil y huevo duro picado, pero cada uno le pone lo que le gusta y punto, jejejeje
    Besoss.

    ResponderEliminar
  11. La Corvina es uno de mis pescado favoritos, procuro ponerla en Navidad, desde hace tiempo. Para la próxima me pongo manos a la obra con lo del huesecillo.
    un abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  12. Toñi, me encanta todo lo del mar, y viniendo de tus manos, no va a ser la excepción. Enhorabuena.
    besitos

    ResponderEliminar
  13. Pica, no conocía los huesos de la corvina ni que se utilizaban como amuleto. ¡Hay que ver lo que se aprende contigo!
    El plato tiene muy buena pinta.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  14. Que cosa más rica !!! y la lección que nos dado de su origen no tiene precio, muchas gracias, la verdad que hay que ver todo lo que se aprende de las blogueras que comparten todos los secretillos...
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. genial plato me encanta la corvina con este salsa debe ser la boooooooombaaaaa

    ResponderEliminar
  16. Holaaaa, si me gusta venir por aquí es porque una de dos, o te echas unas risas o te vas con una lección aprendida. Hoy ha tocado lo segundo, qué maravilla! no he comprado nunca este pescao, pero ya me fijaré el próximo día en el mercao a ver si lo tienen. Muy buena pinta, si señora!
    Un besooo

    ResponderEliminar
  17. Me haa encantado,yo hago muchas veces corvina, nos gusta mucho y es asequible. A la sal no la hago, siempre me da repelus, pienso que limpiarla es un rollo y que además no me saldrá bien. Manias. . .

    La salsa tarta yo también la hago así.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Me encanta el nuevo look del blog y el pescado a la sal es una de las maneras que mas me gusta cocinar. Las manzanas tiene una pinta que se salen de buenas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  19. que rica la corvina!!!!!, es un pescado que me encanta!!, y con esa salsilla que te has preparado.....tambien has dado en el clavo!!, me encanta esta receta.
    bss!!

    p.s-la próxima vez que la compre buscaré el amuleto.....

    ResponderEliminar
  20. Toñi, a mi me gusta mucho la corvina, y suelo hacerla guisada en amarillo, era la que hacia mi madre.
    Y hace mucho que no la pongo, es que a mi marido no le hace mucho tilin la corvina, y para mi sola me da pereza hacerla, asi a la sal nunca la hice.
    Te pongo la receta de la salsa tartara que yo tengo, que no se si es la autentica, pero esta muy rica.
    1 taza de mahonesa
    1 cucharadita de mostaza
    3 pepinillos
    1 huevo duro
    perejil y sal
    pica los pepinillos, el huevo y el perejil y mezclalo con la mahonesa y la mostaza, sal a guato y listo.
    Yo probare la tuya y tu si quieres prueba esta a ver que tal, mejor dos que una ¿no? besos

    ResponderEliminar
  21. Ótima sugestão!!Tenha uma boa semana. Um abraço, Marta

    ResponderEliminar
  22. Hola Toñi. ojalá pudiera disponer yo de algo más de tiempo para entra con mayor asiduidad pero por desgracia en estos momentos no dispongo de mucho aunque parezca otra cosa.
    No hay duda de que al leerte siempre se aprende algo. De cocina en todo momento y de los demás cuando lo relatas., como es el caso de estos huesos, que la verdad, nunca me había preocupado por conocer.
    El pescado me encanta, pero éste no lo he probado, me decanto por la lubina o por la dorada, también las suelo hacer de esta forma aunque no me prodigo mucho.
    De lo que no hay duda es que por la pinta que tiene ha debido salirte exquisito.
    No sé si la salsa tártara lleva más o menos ingredientes de los que tu le has puesto o si se hace así o de otra forma, lo que si te quiero decir es con ese acompañamiento de esa corvina daría buena cuenta y después lo que viniera que no dudo también sería delicioso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Hola Toñi. Con tanto escribir antes se me olvidó comentarte el tipo de yogur que utilicé en el bizcocho de café. Es un yogur que hace la casa "La Lechera". Espero te sirva.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. GUauuu, pués yo diría que no he comido nunca este pescado y con la salsita tártara ha de estar de lujo !!!
    Además todo lo que explicas de los huesos tampoco lo sabía, así que a comprar Corvina
    Un besazo

    ResponderEliminar
  25. Mira que me gusta la corvina... pero lo de los otolitos es la primera vez que lo escucho. Me suena haberlos visto engarzados en plata, pero estaba convencida de que se trataba de una concha o una caracola, ¡qué cosas!. Ni idea de que era un hueso de un pescado...
    Gracias por habérnoslo contado.
    Tu salsa tártara me gusta más que la"tradicional", será porque me gusta mucho la salsa rosa, y ésta se parece un pelín.
    Riquísima esta salsa con esa corvinita a la sal.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  26. La corvina tuene una pinta deliciosa, Yo tengo unos pendientes con estos huesos desde hace uffff la tela de tiempo.

    Las manzanas con merengues deliciosas

    ResponderEliminar
  27. Seguro que ya no te queda nada de este plato tan rico pero me encantaria, el pescado me gusta, este pescado nunca lo probé, pero se que me gustaria.
    Lo de los "huesecicos" si que los habia visto, pero no sabia que eran de ese pescado.
    Bsssssssssss. Sefa

    ResponderEliminar
  28. Este pescado no lo habia visto en Madrid hasta hace pocos años, pensaba que venia del extranjero, pero me dijeron que era español.Por lo visto lo hay de piscifactorias y salvaje. Lo he comido una vez y me parecio un poco a la lubina, pero el aspecto no le gusta ami marido y no lo he comprado más, aunque ultimamente hay mucho y a buen precio.Esos huesos no los conocia y me ha gustado mucho leer tu historia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Muchísimas gracias !!! me alegro que os haya gustado, el pescado a la sal es una delicia, y super sano !!

    gracias tesoros!!

    besos

    ResponderEliminar
  30. Bueno noooooolo siguiente...buenisiiiiiiimoooooo!!!
    Te quedo genial la receta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Que curioso Toñi. Y además el pescado a la sal, está para morirse de gusto y con la salsita tártara... que más queremos?
    Besazos

    ResponderEliminar
  32. Pues a mi también me has traido buenos recuerdos con la corvina de cuando viviamos en Marruecos o el Sahara y mi padre las pescaba. Es un pez que se da mucho en el Atlántico por eso no se conoce en muhos mercados del resto de la peninsula aunque si por Andalucía. Mi padre y mi marido llegaron a pescar algunas de 25/27 kilos y no veas lo contestos que se ponian los vecinos!!!!
    La historia del huesecillo no la conocía.
    Hace un par de días vino mi madre tida contenta con una que compró en Mercadona y es la primera que hemos visto aquí en Valencia en 26 años....!!!! Estaba riquiiiiisimaaaa!!!!

    ResponderEliminar
  33. A mi me ha traido recuerdos de mi niñez y juventud en Marruecos y el Sahara cuando mi padre iba de pesca y las traía a veces hasta de 27 kilos.... y tengo fotos.... Es un pescado que se da mas por el Atlantico por eso en Andalucia se encuentra en los mercados pero es dificil de encontrar en el resto de la peninsula.
    Hace un par de días vino mi madre toda contenta de Mercadona con la primera que había visto en 26 años aquí en Valencia y estaba riquisimaaaa!!!!
    Gracias por la historia del huesecillo que la desconocía y mira si me podría haber hecho collares.... A veces volvía mi padre de pescar con el maletero del coche a tope. Ya te puedes figurar la alegría de los vecinos, jejeje!!!

    ResponderEliminar

Sé que en ocasiones mis entradas son extensas,o se desvían bastante de lo que son recetas de cocina en sí y no todos estáis dispuestos a leerlas enteras, no importa, sea cual sea la respuesta, aunque sea un "uhmmm, me lo llevo" será agradecido igualmente.

Si tienes cualquier duda o sugerencia que hacerme, puedes escribirla aquí o enviarme un correo electrónico, estaré encantada de recibirla y de responderte

Este blog no participa en cadenas de premios ni memes , aun así,te doy las gracias por acordarte de mí para ellos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...