Sígueme en las redes sociales

TRADUCTOR-Translate

CORVINA A LA SAL EN SALSA TÁRTARA



Hacía mucho tiempo que no comía corvina, y de un tiempo a esta parte, estoy viendo muchas y a muy buen precio en el mercado.


Las corvinas me traen un recuerdo muy especial de niñez, en el restaurante de mi padre se consumía con asiduidad y era muy común ver los famosos huesos de corvina.

¿Los conocéis?.

Los huesos de corvina están situados en la cabeza del pez.

En realidad se trata de unos huesos blancos llamados otolitos o estatolitos, que tienen todos los peces, y que es parte de su órgano del equilibro.

Está situado junto a los órganos acústicos, y en el caso de la corvina, su tamaño y forma es bastante grande y destacado.


Su naturaleza y forma quedan expresados en la la palabra que los denomina, otos, oreja y lithos , piedra, porque son unas piedrecitas en forma de oreja humana.

Los pescadores, desde siempre, le han atribuido poderes curativos, sobre todo cefaleas y dolores de huesos, transformándolo en amuleto.

Antiguamente se solian llevar en bolsitas de tela, en los bolsillos, y en caso de las mujeres de los pescadores, engarzadas en oro y de colgante.

Pero este amuleto se remonta a más atrás, puesto que ya en yacimientos del siglo VIII al V a. c., en el sur de España, se han encontrado, junto a restos funerarios, estas piedras de corvina.

Yo compré una de algo más de kilo y medio y me puse manos a la obra para encontrar las piedrecitas de marras...


Preparé la corvina a la sal , con una capa de sal gruesa debajo y encima de la pieza, y al horno directamente.

Para poder cocinar a la sal, el pescado tiene que estar sin desescamar y limpiar de tripa ( aunque esto, si tenemos cuidado que no esté en contacto mucha sal con la abertura, no es necesario)

Una vez la tenemos lista, en aproximadamente una hora, la sacamos del horno y vamos retirando la capa de sal.




Una vez extraje la carne de la corvina, limpia de espinas, me dispuse a buscar mi tesoro en la cabeza del animal.

Y lo encontré!!están situadas detrás del cerebro del pez, casi protegiéndolo, y asi , en esa posición que véis en la foto, tal cual .


A mi me parecieron pequeñas, y me puse a compararlas con huesos de corvinas que conservo de mi madre y justo...

Si os fijáis las dos de la izquierda son las que saqué de una corvina de kilo y medio, y la grande de la derecha, al lado de la anilla de una lata de refresco, es una de las grandes que conservo.
Su tamaño determina la edad del pez.




Conservo muchas, y muy grandes. Son curiosas, ¿verdad?




Una vez limpio el pescado, simplemente lo servi con una "Salsa Tártara"

Y porqué entrecomillada? pues porque no sé si realmente la salsa tártara es asi. Yo os dejo mi receta y si os gusta... para vosotros.

Ingredientes de la Salsa Tártara:

- mayonesa casera
- ketchup
- tomate
- cebolla
- encurtidos picados ( de los que se usan para ensaladilla)
- un pedacito de pimiento rojo

Pelamos y cortamos a pedacitos el tomate (sin las pepitas)

Cortamos la cebolla y el pimiento y mezclamos todo con la mayonesa y una cucharadita de ketchup.

Servimos acompañando el pescado de esta salsa.


Un plato sano, no?


Espero que os guste


¿Quieres imprimir esta receta?
Volver arriba

Desafío en la Cocina

Desafío en la Cocina
Cada mes una receta nueva, dulce o salada.

Me sufren y padecen

Entradas populares de este blog

COCA BOBA DE CANELA

MONAS DE PASCUA

COMO COCER CAÑAILLAS Y OTROS MARISCOS