"COQUETES DE SANT ANTONI", Coquitas de San Antonio

Hoy es San Antonio, y como me llamo María Antonia, pero todo el mundo me llama Toñi, es  un día en que suelen felicitarme. 
Me pusieron María Antonia, por aquello de poner el nombre de las dos abuelas, María y Antonia, pero mis padres, siempre me celebraban María, por aquello de que era el nombre de la madre de mi padre.. y la suegra pesa más. 

Pero hoy me gustaría nombrar a mi otra abuela, una gran desconocida para mi , porque también lo fue para mi madre

Mi otra abuela, Antonia, falleció muy joven.
 Mi madre quedó huérfana cuando era casi un bebé, con 18 meses, al morir su  madre en un segundo parto. Murió ella y el niño que nació.

Mi abuelo, viudo y con una niña de 18 meses, tardó poco en volver a casarse, ya sabemos la mentalidad de antes, y con esta mujer, la abuela que yo conocí, tuvo 4 hijos más.

Con esta premisa, y dado que esto ocurrió hace muchos años, os podéis imaginar que la vida de mi madre no fue nada fácil.
Eran tiempos de muchas carencias, y si en la casa había poca leche, cuatro niños pequeños, y una postiza...  podéis imaginar quien era la que la que se quedaba sin leche al ir a dormir.

Mi madre vivió una niñez y juventud complicada , tanto que para no enfadar a su "madre" a penas se atrevió a preguntar detalles a su padre de su verdadera madre.
Tanta dejadez hubo por esta mujer, que cuando murió, al no tener dinero para un entierro, fue enterrada ella y su bebé recién nacido, en una fosa común. Así que ni flores pudo llevarle nunca mi madre.

Con la familia de su madre a penas tuvo contacto, por la misma razón,  y poco a poco fueron desapareciendo las personas que podían contarle algo ... así que los únicos recuerdos que  mi madre tuvo de su madre fueron, una foto, un mechón de pelo que alguien le cortó al morir, la partida de defunción, un mantón  y un "mundo"
¿Sabéis que es un "mundo"? No se si tiene otro nombre, yo lo conozco así. Es un baúl con patas donde las mujeres guardaban su ajuar.
Mi madre y yo guardamos aquél mundo durante muchos años, y aunque con el tiempo se estropeó y tuve que deshacerme de él, si conservo lo demás, incluido el mechón de pelo negro.

Puede pareceros que he comenzado con una historia muy triste, y es cierto, es triste, pero es la triste realidad. 
Nunca pudimos saber como sería aquella mujer misteriosa que yo sólo conocí por fotos, ni como sería su carácter, ni siquiera los motivos por los que murió en el parto.. Nada.
Lo bueno de todo aquello es que aquella vida marcó a mi madre y la hizo la mujer fuerte y única que era.

Hoy el día de San Antonio, he querido tener un recuerdo con mi abuela , mi verdadera abuela, esa mujer que pasó sin pena ni gloria,  como una sombra, pero que me dio a la persona que más me ha querido, la que  me dio la vida. MI MADRE.

::::::::::::::::::::::::::

¡¡Vamos con las coquitas!!

Estas pastas  se hacen para San Antonio Abad, en algunas localidades de la C. Valenciana, se quema un ninot en forma de demonio y se reparten al pueblo estas ricas pastas,  y por eso, es típico hacerle a las pastas unos pequeños pellizcos que representan los cuernos del demonio.

"COQUETES DE SANT ANTONI"

Para hacer estas "coquetes de Sant Antoni" necesitamos:

(¡¡Problema!!, la harina será "la que admita", y las medidas no son en gramos, va por medida, o "mesureta" , es decir, cogemos de medida un vaso, y dependiendo del volumen del vaso, saldrán más o menos coquetes)

Yo usé un vaso pequeño, de 150ml, de MEDIDA, para que me saliesen pocas.

- una medida de aceite de oliva suave 0'4
- un cuarto de medida de azúcar
- media medida de "barreixeta", que es una mezcla de anís seco y mistela
- harina la que admita. 


Elaboración:

*Mezclamos en un recipiente la "barreixeta" con el aceite y el azúcar, removemos bien y vamos añadiendo harina hasta que se quede una masa que podamos manejar ya en la encimera.

*La pasamos a la encimera enharinada previamente,  y vamos añadiendo más y más hasta que nos quede una masa aceitosa , manejable y que no se pegue mucho.


*Vamos haciendo bolitas con la mano de unos 40 gr aproximadamente, las aplastamos y les hacemos unos pellizquitos que simulen los cuernos.


"COQUETES DE SANT ANTONI"

Por la red he visto que se espolvorean al final con azúcar glass, pero yo no tenía y las he espolvoreado de azúcar normal, antes de introducirlas al horno.



"COQUETES DE SANT ANTONI"

*Hornear a 180, hasta que se doren un poco, unos 15 minutos en mi horno.

*Dejar enfríar sobre la rejilla.

Quedan deliciosas  para el café, con una copita de mistela, con lo que más os gusten.


"COQUETES DE SANT ANTONI"

Espero que os gusten.
Feliz San Antonio.



Print Friendly and PDF

Comentarios

  1. Una historia triste sin duda, siempre nos gusta saber de nuestro pasado, seguro que sería una gran mujer. Un dulce homenaje el que le haces a esa abuela que por desgracia no pudiste conocer. Ya veo que esos bultitos de encima son los cuernos del demonio, gracias por explicarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Muchísimas felicidades, Toñi!! Y vaya historia, es triste la verdad, y por desgracia, muy frecuentes. Yo conozco a otra persona (en realidad fue una vecina) que le pasó lo mismo, pero a la inversa, su padre se quedó viudo con cuatro hijos varones pequeños, se casó con otra mujer y tuvieron a mi vecina. Tal y como cuentas, todo era para la niña, mientras que los hijos se morían de hambre, me cuentan mis padres, porque yo aún no había nacido, que muchas veces si merendaban es porque mi madre les daba un poco de pan con aceite, y mira que mis padres ya tenían tres hijos, más los cuatro de la vecina, era mucho para repartir. Así pasó, que con catorce años, los pobres hijos varones se fueron a trabajar lejos. Luego, toda la herencia ha sido para la niña, porque primero murió el padre, y la madre, que era la única heredera se quedó con todo y su única heredera, fue la única niña que había tenido, y los demás, nada. Eso si que eran auténticas madrastras, con lo peyorativo del nombre.
    Por cierto, mis dos abuelas también se llamaban Antonia, a una a penas la conocí, y la otra, tuve más contacto, pero murió cuando yo tenía 16 años y vivía muy lejos, sólo la veía en verano. Mi padre, pues también se llama Antonio, y mi hermana mayor, también se llama Antonia (Toñi para todos). Lo bueno, es que al ponerle el nombre a mi hermana mayor, ya cumplieron con las dos abuelas.
    No conocía estas coques de Sant Antoni, pero tienen muy buena pinta, lo mejor, se hace con ingredientes que todos tenemos en casa y con sabor a antaño, ¡¡qué rico!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha emocionado tu historia,por lo que guarda en ella,pero lo más bonito es tener en nuestro corazón el recuerdo y el amor por una persona que por desgracia tu madre perdió de bebe y tu solo de lo que tu madre te ha dicho,pero lo importante que he hecho tu madre es transmitirte el amor a una madre,el mismo que tu tienes por ella y habrás enseñado a tus hijos.
    Que tesoro tan maravilloso tenéis las dos
    Estas coquetes me parecen maravillosas para disfrutar de un café cualquier tarde
    Muchos besitos bonita y feliz casi fin de semana¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Muy bonita historia familiar.
    Las coquitas, las he probado, son deliciosas.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Hola Toñi. Ya no sé si felicitarte por San Antonio o esperar a Santa María. Pero como San Antonio es antes aprovecho para aunque sea con un poco de retraso mandarte mis felicitaciones. Espero que pasaras un buen día aunque con un poco de frío.
    He leído tu relato y has dejado un halo de tristeza. Es una situación una tanto anómala pero que por la circunstancias que fueran se solventó de esa forma. Seguro que te traen recuerdos.
    Estas coquetes o coquitas me parece que la masa es muy parecida a la que se utiliza para hacer los pastissets y no hace mucho los hice jj por eso me has traído buenos recuerdos.
    Me encantaría poder saborear unas cuantas de estas coquitas ya que no dudo deben estar deliciosas.
    Me quedo con las ganas, pero otra vez será.
    que tengas un buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y a ti cuánta harina te ha admitido? ¿250 g?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que algo más, pero no sabría decirte, quizás 400gr. Es que eso depende de la harina hay harinas que admiten más líquido o menos

      Eliminar

Publicar un comentario

Por falta de tiempo me es muy complicado devolverte la visita a tu blog y a tu comentario, discúlpame por esto.
Si tienes cualquier duda o sugerencia que hacerme, puedes escribirla aquí o enviarme un correo electrónico, estaré encantada de recibirla y de responderte