COQUITOS DE ALMENDRA, COCO Y MANZANA ( Sin azúcar añadido)


Hoy vengo con una última receta como antesala del descanso bloggero de verano, y va a ser dulce, aunque muy, muy dulce no es, puesto que no lleva nada de azúcar.
Últimamente estoy cocinando poco, por no decir nada, con azúcar refinado, aunque no descarto usarlo en alguna ocasión, si la receta realmente lo requiere.
No me gusta demonizar ningún producto pero creo que estoy en un momento vital en que necesito cuidar lo que como, si o si, y no por una temporada, sino sostenido en el tiempo.



Puede ser que sea el haber rebasado con holgura la cincuentena, o tener más tiempo para mi, puesto que mis hijos ya son seres independientes, o la llegada de la menopausia, (palabra que cuesta pronunciar a algunas mujeres, pero que inevitablemente llega) donde se necesita una atención particular en cuanto a alimentación y modo de vida, o puede ser que sea que, en este preciso momento de mi vida, es cuando he sido más consciente de que no me queda la mitad de la vida, sino que, con suerte, me queda poco más de un tercio.
Disponer de más tiempo libre me hace reflexionar, ya veis, sobre que vida he llevado, como vivo, y como quiero vivir de ahora en adelante, y sin esfuerzo llego a la conclusión de que no me quiero perder nada de lo que nos depare el futuro, incluido posibles nuevas pandemias, guerras mundiales, meteorito, invasión alienígena o lo que surja, que para eso hemos venido a este mundo.
Mientras tanto, disfruto de pequeños y grandes momentos. 
Disfruto viendo el proceso "pre-boda" de mi hijo y su novia, y lo sigo emocionada y ansiosa de vivir esa boda y deseando que sea un día perfecto, 
Disfruto viendo a mi otro hijo menor como con esfuerzo y tesón ya va a por su tercer año de carrera con excelentes notas
Disfruto de tener salud y trabajo, y porqué no decirlo, amor.
Y, también en esta etapa de mi vida, soy más consciente de quién es exactamente, la persona que SIEMPRE ha estado, y está, incondicional, conmigo.

El otro día escuchaba un podcast de una reconocida psiquiatra donde hablaba sobre la importancia de usar tres palabras en la pareja: GRACIAS, PERDÓN y POR FAVOR. 
Y cuanta razón... a veces la rutina y el trabajo no nos deja darnos cuenta de las pequeñas cosas que hace tu pareja por ti, y no le damos las gracias. 

A veces, tenemos un mal día, una mala época, tenemos reacciones desproporcionadas y se nos olvida pedir perdón, y otras veces, exigimos atenciones y reacciones sin pararnos a pensar en que la otra persona está junto a ti porque quiere, porque así lo elige, y olvidamos pedir las cosas por favor.

Así que ahora más que nunca, le doy las gracias a mi compañero de vida, por todo su incondicional amor. Le pido perdón por todas esas veces que no he estado a la altura de su cariño, y le pido por favor, que me acompañe siempre.

Ambos intentamos disfrutar los momentos como buenamente podemos, y por este motivo, este invierno, para su cumpleaños, le regalé dos entradas para disfrutar del concierto de su grupo favorito , Fito y Fitipaldis.
Bueno... la excusa fue el regalo de cumpleaños, pero lo cierto es que yo lo he disfrutado tanto o más que él.

Cuando llegó el día del concierto acudimos como dos adolescentes, emocionados y contentos. 
A las 7 de la tarde ya estábamos allí en la cola , esperando que abriesen las puertas, lo que nos permitió conseguir un puesto muy cercano al escenario.
De allí no nos movimos ni un centímetro, tragándonos teloneros y lo que surgiese, hasta las diez de la noche que comenzó el concierto.
Tres horitas de plantón a las que tienes que sumarle 2 más del concierto, pero que, realmente, no nos pesaron y lo disfrutamos muchísimo.
A pesar de estar tan cerca del escenario, nos rodeaba gente estupenda, jóvenes y no tan jóvenes todos dispuestos a darlo todo y de muy buen rollo. 


He de decir que el espectáculo es brutal, tanto sonido, luces, músicos  (ese saxo es bestial) y cantante, que a pesar de tener ya sus añitos, está totalmente en forma física y vocal.

La mayoría de las canciones eran secundadas por el público, tanto que costaba en algunos momentos oir a Fito, sobre todo cuando sonaron los acordes de "Soldadito marinero" que los allí asistentes pedimos a gritos 


 Muchos temazos también fueron coreados por el público que abarrotaba el lugar, y ya veis, que cerquita lo tuvimos. Me encantó, y se nota, ¿verdad?
Espero seguir coleccionando momento así con mi compañero de vida, cosechando todos los frutos que durante 30 años hemos ido plantando y cuidando. 
De momento para julio, tenemos otro conciertazo , ¡el de Manolo García!

Y , bueno, para no aburriros más, y por si sois tan fan de Fito como yo, os dejo mi favorita, la que me sube la adrenalina y me pone las pilas por las mañanas cuando la escucho en el coche.
"....la vida es el mar, que todo lo esconde, 
 a veces navegar, y a veces naufragar, 
pero siempre salir a flote.
Y aprenderás a ser guardián,
de todo lo que importe..."


Me está quedando una entrada muy del estilo de mi querida Kasioles  pero con mi toque particular jajajaja. 
Y como ella hace, ahora ... ¡¡ voy a dar paso ya a la receta!!


Es bien sencilla, y con muy pocos ingredientes.
No hay necesidad ninguna de añadirle azúcar, sobre todo si usas manzanas de alguna variedad dulce, como yo hice.

Os los traigo ya en puertas del mes de julio, pero podéis guardar la receta para elaborarla en diciembre, porque bien puede pasar a ser un dulce navideño bien rico y con muy pocas calorías , que ya bastantes tomamos en esas fechas.
Vamos con los ingredientes y elaboración de estos coquitos de almendra, coco y  manzana.


Ingredientes:

- una manzana grande ,  de alguna variedad que sea dulce
- 120gr de almendra molida
- 50gr de coco molido
- una cucharadita de canela en polvo
- un puñado de almendras enteras peladas, para decorar 
( yo no tenía y usé unas avellanas)

Elaboración:

* Lava y pela la manzana y corta a trocitos, ponla en un recipiente apto para el microondas.

*Añade al bol la canela y cocina al microondas, tapado, a máxima potencia durante 3 minutos.
Cuando termine, la trituramos y dejamos que enfríe.



*Ponemos la compota de manzana en un recipiente más grande y añadimos el resto de ingredientes.
Nos quedará una masa blandita y pegajosa.

*Con las manos húmedas, haz bolitas y ponlas sobre papel de horno.
Decora con media almendra o media avellana 

*Precalienta el horno a 180º y hornea a esa temperatura durante unos 15 minutos, vigilando que no se tuesten en exceso.

Deja enfriar sobre una rejilla y listo.


Os aseguro que es un bocado espectacular, rico, rico y como no es muy dulzón, no pesa, y se come sin sentir.

Espero que os guste.

Y con esta receta, os deseo que tengáis un feliz verano, esperando veros a la vuelta.

¡¡FELIZ VERANO!! CUIDAOS MUCHO



Print Friendly and PDF

Comentarios

  1. Hola toñi, te entiendo perfectamente pues esa etapa ya llegó a mi 🙃y aunque cuesta vamos intentando buscar alternativas que nos llenen y hagan más llevadero el día a día. Me encantan estos coquitos, todos los ingredientes que lleva me gustan así que me llevo la receta. Te deseo un buen verano que disfrutes mucho de la boda ya verás como saldrá todo perfecto. Besinos wapa

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Toñi!! Es cierto que con los años cambiamos, es normal y también es más necesario cuidarse mientras cumplimos años. Es cierto que de vez en cuando nos podemos dar un capricho, pero cada vez esos caprichos cuesta más rebajarlos, hacer más deporte, sustituir el azúcar y cosas así ayudan mucho. A mí me gusta todo, postres más dulces, menos dulces, más saludables, pecaminosos, pero no sé si eso es bueno o malo, ja, ja, eso de que te guste todo no tiene que ser muy bueno. De todas formas, las recetas que tengo de muchos años, como la de la coca de llanda, lleva muchísima azúcar, creo que antes se pasaban con el azúcar y yo soy incapaz de hacerla tal cual con tanta azúcar. A ver si las nuevas generaciones van cambiando eso, pues todo es educarnos en comer con menos sal y menos azúcar, al final te acostumbras a todo, así que bravo por la iniciativa.
    Y bueno, sí te ha quedado muy nuestra amiga Kasioles, con todo un alegato al amor y con canción incluida, pero oye, viva el amor, y a seguir cuidándolo por muchos años. Justo hoy es mi aniversario de boda, bueno, de boda y de la primera vez que decidí darle una oportunidad a mi hoy marido de salir a cenar con él. Y como ese día nos cambió la vida, decidimos casarnos también un uno de julio aunque cayera entre semana y así lo hicimos, para seguir celebrando el mismo día. Mañana sin falta nos iremos a Valencia a celebrar todo el fin de semana, que esas cosas siguen gustando.
    Y bueno, ahora sí, vamos con la receta, con estos riquísimos coquitos de almendra, coco y manzana, que me encantan. Me gustan mucho los coquitos, así que no dudo de que esta versión más saludable me va a matar el gusanillo del dulce y lo voy a disfrutar comiéndolo bocado a bocado.
    Espero que pases un feliz verano, esa boda en ciernes, que sean muy felices que es lo más importante y a disfrutar de todo. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me has superado con creces, tu entrada es preciosa, disfruta de ese amor y de la compañía tan maravillosa que todavía tienes, además, por lo que nos cuentas, te esperan grandes momentos muy emotivos para compartir y festejar. Te lo mereces todo.
    En este momento me voy al pueblo, veré si desde allí puedo subir algo o escribir algún comentario a través del ordenador de mi hija.
    Ah! Estupenda receta, como todas las tuyas,
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  4. Cómo te comprendo, Toñi...
    Esa etapa la he pasado y la sigo pasando (soy algo mayor que tú), y, sí, llega un momento en el que eres plenamente consciente de cuáles son las cosas que importan en la vida.
    En cuanto a la receta, me parece una delicia, porque a mí me encantan los dulces "no muy dulces", así que tomo nota ya mismo.
    Un beso, y feliz verano, y feliz boda.

    ResponderEliminar
  5. Hola Toñi, tenía ganas de visitarte, de hecho, estoy un rato visitando blogs porque hace semanas que no puedo. Me recibes con una entrada que me ha emocionado. Es precioso poder estar con tu compañero de vida tanto tiempo y poder y saber reconocer lo que se ha hecho bien o menos bien.
    Ese concierto os habrá unido mucho más. Felicidades por todo, por tu vida en pareja y por tus hijos y esa boda que se avecina.
    La vida pasa, yo también he pasado por la etapa de adaptación a la meno y la verdad es que hay que vivirla conscientemente sabiendo que es vida nueva, diferente, pero vida madura al fin y al cabo.
    Tus coquitos los haré seguro porque son sanos y perfectos para mí.
    Gracias y feliz verano.

    ResponderEliminar
  6. Querida Toñi, tienes muchísima razón , tus reflexiones las he tenido yo también. La vida y los años nos hacen más sabias.
    En cuanto a estos coquitos son una verdadera locura de ricos. Con la manzana, almendra y el coco, una mezcla increíblemente deliciosa. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por falta de tiempo me es muy complicado devolverte la visita a tu blog y a tu comentario, discúlpame por esto.
Si tienes cualquier duda o sugerencia que hacerme, puedes escribirla aquí o enviarme un correo electrónico, estaré encantada de recibirla y de responderte