Sígueme en las redes sociales

TRADUCTOR-Translate

PAVLOVA DE MOUSSE DE CHOCOLATE Y MANGO.

Nunca me había apuntado a un reto, y me lancé sin red.
No calibré mis pocos recursos, mi escasa maña y mi poca paciencia.

Me decidí a participar con Carolina, M.Luz, Mabel , Rocío, y las chicas de la cocina de Camilni, Carmen, Mila  y Nina en su Desafío en la Cocina  sin pensarlo mucho, sencillamente porque me apetecía y para aprender, compartir, y preguntar, preguntar mucho porque soy muuuuy atascá.

El caso es que en el primer reto en el que participo, segundo para ellas, nos toca preparar una Pavlova.

En principio parecía sencillo , como cuando ves al peluquero cortarle el pelo al niño con la moto y te dices... " eso lo puedo hacer yo" pero  después te pones al lio y....le dejas la cabeza al niño como la de un tiñoso.

A mi me ha costado pillarle la textura, más que nada porque nunca la he probado y preguntando a mis compañeras imaginé que tenía que tener la textura de un suspiro ( suspiro de pastelería, no de los de respirar pa dentro y fuerte)

Después de tres intentos, creo que quedó bien, y si no bien.. al menos rico si estaba.
El primer intento fué un fiasco porque se me bajó el merengue al hornear, horneé a 180º, bajando a los cinco minutos a 160º unos 40 minutos  y quedó textura ... chicle. 
Pregunté y llegué a conclusiones:

IMPORTANTE.

- No abrir el horno durante la cocción, no, al menos, durante la primera hora.
- Precalentar a 180º y después bajar a 90º 
- Mantener en 90º al menos dos horas.

Entonces se podrá abrir y tocar el merengue, debe quedar durito siendo su interior esponjoso.

En algunos casos se resquebraja un poco la superficie, a mi no me ha pasado
.
PAVLOVA DE MOUSSE DE CHOCOLATE Y MANGO.

 
Ingredientes, para la pavlova:

 - tres claras de huevo, (montan mejor las naturales y no de las que venden embotellada)
- una taza de azúcar glass
- una cucharada de maicena
- una pizca de sal
- tres gotitas de vinagre.

Para la mousse:

- 250ml de nata para montar
- cuatro cucharadas de azúcar
- cuatro cucharadas de cacao en polvo

Como fruta fresca que toda pavlova lleva, usé un mango, que esté maduro y que  con el chocolate va muy bien.

Montamos las claras con la pizca de sal y cuando empiecen a blanquear, echamos la mitad del azúcar.

Una vez estén montadas, echamos las gotitas de vinagre y el resto del azúcar.
Seguimos montando hasta que veamos que  si volcamos el recipiente,  las claras no caen.

Le damos forma a la pavlova encima de un papel de hornear.

Yo soy un desastre con la manga pastelera y me decidí por un modelito más... naïf y con la ayuda de dos cucharas fuí dejando montoncitos hasta formar .... esto...

Tenemos que hacer un hueco en el centro, más bajo, para poner la mousse.

Precalentamos el horno a 180º y metemos el merengue.

Bajamos la temperatura a 90º y mantenemos hasta que toquemos y veamos que está durito por fuera, ligeramente dorado, unas dos horas... y dejamos enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta con un paño de cocina, (hay compañeras que lo dejaron hasta el día siguiente).

A mi no sé si por el clima, por el horno o porqué porras, cuando pasaba el tiempo, pasaba de estar duro... y se transformaba en ... pegajoso.

Esto me pasó la segunda vez... y volví a darle una hora más de horno a 90º, volviendo a endurecer la superficie.

Yo, a estas alturas, no sabía si avisar a las compañeras y decirles que me iba a suicidar cortándome las venas con el pelapatatas, o que me iba del reto y me metia a monja, o me montaba la sangre a punto de nieve ... o directamente pondría mi receta en el apartado de Pifias del blog.

Así quedó por fin.


Montar la nata con el azúcar y añadir el cacao en polvo para obtener la mousse, después de mi odisea, era coser y cantar.

Una vez montada la mousse, la vamos poniendo en el huequecito más hundido del centro y decoramos con pedacitos de mango fresco.


Como no me quedé muy conforme con los tiempos de cocción, con tres claras más hice pavlovas individuales usando los moldes de las magdalenas.

Pavlovas individuales con mousse de chocolate.


Procedemos a montar las claras, etc... igual que con la grande y vamos rellenando los moldes de magdalenas, dejándole un pequeño huequecito central para la mousse.

Después de dos horas de horno a 90º , les quité los moldes y los horneé una hora más sobre papel de horno para que se dorase la parte cubierta por el molde.


Ahora si, con una manga pastelera, y con poca gracia por mi parte, fuí rellenando y decorando con la mousse la pequeña pavlova.

Coronándola con un pedacito de mango cortado con un descorazonador.


Puede parecer, explicada por mi, una cosa dificilísima de hacer. 
Nada más lejos de la realidad, la verdad es que sólo necesité pillarle el punto, como muchas veces pasa cuando se hace algo por primera vez.


Yo os invito a que os fijéis también en las pavlovas de mis compañeras de reto, porque seguro que serán muchísimo mejores y mejor explicadas que las mías.

El problema fundamental de este postre es... ¡¡¡Lo rico, riquísimo que está  y lo fácil que entra!!


Espero haber estado a la altura de mis compañeras desafiantes y de las desafiadas.

Si quieres ver las recetas de mis otras compañeras de desafío, visita el blog DESAFÍOEN LA COCINA
 
Y espero que os gusten.


Print Friendly and PDF
Volver arriba

Desafío en la Cocina

Desafío en la Cocina
Cada mes una receta nueva, dulce o salada.

Me sufren y padecen

Entradas populares de este blog

COCA BOBA DE CANELA

MONAS DE PASCUA

COMO COCER CAÑAILLAS Y OTROS MARISCOS